El empleado que suspendió la cuenta de Twitter de Donald Trump reveló su identidad

7

Duró apenas 11 minutos, pero fue comentado por millones de usuarios de todo el mundo. La cuenta de Twitter del mandatario estadounidense, Donald Trump, estuvo desactivada por la acción de un empleado que, en su último día de contrato en la red social, admitió los reportes contra el perfil presidencial. Casi un mes después del hecho, aceptó revelar su identidad.

Bahtiyar Duysak, un alemán de ascendencia turca, de poco más de 20 años, trabajaba en San Francisco como parte de un programa estadounidense de estudio y trabajo. Su equipo recibía alertas de usuarios que reportaban supustos mensajes ofensivos o ilegales. Él aprobó una queja contra Donald Trump el pasado 2 de noviembre y desencadenó la suspensión temporal.

“Creo que definitivamente fue un error. Si estoy involucrado, pido disculpas, no hice nada a propósito. Tuve un tiempo alocado en los EEUU, por momentos estaba cansado. Todos pueden cometer errores”, comentó, en entrevista con el portal TechCrunch, desde Alemania.

Cuando la noticia se difundió, el ingeniero fue aclamado como “héroe” por los sectores opositores al Presidente y aquellos descontentos con su estilo frontal en la red social.

“Esto fue noticia porque (Trump) es controversial y tal vez la persona más conocida del mundo. Hay millones de personas que harían algo contra él si tuvieran la posibilidad. En mi caso, fue azar. Soy la víctima desafortunada o afortunada, que está en el lugar donde millones de estadounidenses quiseron estar”, agregó Duysak.

Sin embargo, apuntó que la responsabilidad no es solo suya, ya que no creyó que su acción desencadenaría la suspensión de la cuenta, y deslizó que sería un error del sistema de control el hecho de que un empleado tercerizado pueda hacer algo así con una cuenta tan importante. “No hackeé a nadie, no hice nada que no tenga autorización, no entré a ningún sitio o usé una herramienta que no debería. No cometí ningún crimen y aclaro que cumplí con todas las reglas”, aseguró.

Respecto a su decisión de revelar su identidad, oculta por casi un mes, declaró: “Quería vivir una vida normal, no escapar de la prensa. Hablar con vecinos. Tuve que eliminar a cientos de amigos porque los reporteros me acosaban y añadían a mis amigos a Facebook. Tuve que borrar muchas fotos. Están aclamando a una persona como un héroe nacional, desean darle un Nobel… son solo comentarios. Para mí solo fue una coincidencia“.

Trump no reaccionó al incidente hasta 12 horas después, con una respuesta sorpresivamente moderada. “Mi cuenta de Twitter fue cerrada por 11 minutos por un empleado sabandija. Supongo que la palabra finalmente está llegando y teniendo un impacto“, escribió. Esta semana, el mandatario se envolvió a una nueva polémica al retuitear videos antiislámicos publicados por una política británica de extrema derecha.

El mandatario tiene más de 40 millones de seguidores en su cuenta personal.

LEA MÁS:

Donald Trump fustigó a Theresa May por criticar su difusión de tres polémicos videos en Twitter