Las 12 provincias en las que Mauricio Macri quiere ganar para fortalecerse en el Congreso

5

Ganar la mitad del país. Ganar en 12 provincias. El número mágico y el énfasis se lo pone Mauricio Macri a cada uno de los dirigentes o funcionarios de Cambiemos con los que habla. El Presidente está convencido de que en los comicios legislativos del 22 de octubre podrá realizar una cosecha electoral superior a las PASO y de esta manera alcanzar un número más cómodo de bancas en el Congreso, aunque sin llegar a la mayoría.

“El Presidente nos dijo que hay que hacer un esfuerzo para ganar en al menos 12 provincias”, expresó el gobernador electo de Corrientes, el radical Gustavo Valdés a la prensa tras reunirse en la Casa Rosada con Macri. No fue el único dirigente de Cambiemos al que el Presidente transfirió el pedido de superar el resultado de las PASO. Macri se reúne todos los días con legisladores, ministros, dirigentes y militantes tanto en la Casa Rosada como en sus recorridas proselitistas por las provincias. A cada uno de los que se encuentra les transmite la misma idea y el número mágico: 12 provincias para Cambiemos.

Los distritos señalados por Macri para ganar en octubre son: Buenos Aires, Santa Fe, Tierra del Fuego, Ciudad de Buenos Aires, Corrientes, Mendoza, Jujuy, Córdoba, La Pampa, San Luis, Entre Ríos y Neuquén. Sólo en tres de estos 12 distritos Cambiemos no pudo ganar en las PASO: Santa Fe, Buenos Aires y Tierra del Fuego. En el resto del país Macri no cree que pueda ganarle al PJ pero buscará achicar la diferencia de las PASO para evitar una derrota aplastadora.

El número 12 no se trata sólo de un capricho presidencial por alcanzar un número más cómodo de bancas en el Congreso en los próximos dos años. El pedido de Macri también esconde el sueño dorado de pelear por la reelección en 2019 con el aval de 12 provincias -gobernadores eventualmente electos también- para disputar el poder al PJ desde Cambiemos.

Un importante diputado del interbloque Cambiemos dijo a Infobae que Macri está “muy entusiasmado” con la idea de llegar a ganar en 12 provincias. Pero los números de bancas no modificarán demasiado el panorama actual para el oficialismo en la Cámara de Diputados: según los cálculos que hacen las espadas de Cambiemos en el Congreso, el interbloque oficialista tendrá unos 108 diputados, o 110 en el mejor de los casos, una cifra aún lejana para alcanzar los 129 legisladores necesarios para el quórum.

“Inevitablemente vamos a tener que seguir gobernando bajo consensos muy finos después de diciembre en Diputados”, se resignó ante Infobae un legislador del PRO. Aunque admitió que el pedido de Macri por lograr la victoria en 12 provincias podría mejorar el número de bancas en el Senado para convertir a Cambiemos en la primer minoría. Esto justifica la idea fija de Macri que busca aumentar en los comicios generales el caudal de votos de las PASO en distritos donde ganó Cambiemos y se juegan bancas de senadores como en Jujuy, Santa Cruz y San Luis.

Bajo este esquema de presión electoral es que Macri decidió reforzar la campaña electoral en Buenos Aires, Santa Fe, Tierra del Fuego, Córdoba, Entre Ríos o Neuquén. En el territorio bonaerense, el mandatario cuenta con el fuerte apoyo de la campaña que encaró la gobernadora María Eugenia Vidal y están convencidos de que superarán a Cristina Kirchner. “No hay que descuidar ni un municipio”, dijo a Infobae un ministro empapado en el armado electoral de Cambiemos. En este sentido, el Gobierno cree que en lo que resta de campaña se deberá reforzar el conurbano que es donde la ex Presidente está más fuerte. Están convencidos de que el triunfo de la candidata de Unidad Ciudadana por menos de un punto en las PASO se revertirá y será clave para que Cambiemos sume bancas para Diputados. Macri está convencido de que Santa Fe se puede ganar porque Cambiemos quedó a medio punto de arrebatarle la victoria al PJ. Lilita Carrió ya se ocupó de reforzar el voto macrista en Santa Fe. Algo similar ocurre en Tierra del Fuego donde Héctor Stefani quedó a menos de dos puntos del peronismo.

El Gobierno quiere reforzar también la campaña en distritos como Córdoba, Neuquén, Chaco, Santiago del Estero, Jujuy o Mendoza que es donde podrían ampliar la diferencia de votos y sumar más bancas. Tampoco en el frente Cambiemos quieren descuidar distritos donde en las PASO dio el batacazo al PJ como La Pampa o San Luis. Allí viajará a hacer campaña el ministro del Interior Rogelio Frigerio para apuntalar las victorias de Cambiemos.

Para dar mayor transparencia y lograr un voto indiscutido, el gobierno instruyó a la Dirección Electoral para reforzar los controles en las urnas el 22 de octubre. Así, Infobae pudo saber que en territorio bonaerense se pasará de 140 centros de transmisión de datos a 156 y en Rosario se triplicarán los centros de monitoreo respecto de las PASO. También se incrementará la cantidad de escuelas para votar y habrá unos 130 camiones más que en las internas abiertas para asegurar el traslado de las urnas.

El número 12 es el de la suerte que busca que lo acompañe Macri. En estas elecciones el Presidente se juega un respaldo mayor del Congreso para los dos próximos años y también se juega la posibilidad de acariciar el sueño de la reelección. De allí la insistencia.

LEA MÁS:

La nueva estrategia de Macri: desterrar el “gorilismo” y lograr que Cambiemos sume peronistas de todos los sectores

La receta de Mauricio Macri para las elecciones: redoblar esfuerzos, evitar el exitismo y desplegar gestión

La avalancha de dólares, el “problema” del día después de las elecciones