Pettinato: Los superhéroes ya no son lo que eran

5

Nada es sagrado

Los nuevos superhéroes se centran en el cerebro y dejan los músculos de lado. 

“Cómo extrañamos al Hombre Araña, capaz de dejar todo por una chica que tiene el coeficiente de un perro”, dice Pettinato.

de Tv

los videos más vistos

comentarios

¿Cuál era la diferencia entre un superhéroe y una persona normal? Que si una persona normal compraba muchos cómics, podíamos suponer de ella que aún no había debutado sexualmente. O que sus padres lo tenían cortito o que la música y mirar a través de la ventana en un día de lluvia lo demolía de melancolía.

¿Pero qué veíamos en esos súper hombres? ¡Que tenían poderes! Poderes “reales”. Quiero decir: ser el Hombre Elástico y pasar debajo de una puerta o enroscar tu brazo y atrapar un ladrón que estaba a mil kilómetros de tu cuidad era algo insólito, pero más que nada envidiable.

A Superman le rebotaban las balas, Elemento se transformaba en cualquier cosa, los profesores locos estaban bien definidos y quiénes eran los enemigos y quiénes los amigos, también.

Los directores cambiaron, la empresa parece que se vendió o no sé qué. Lo cierto es lo que superhéroes cambiaron y hoy son difíciles de definir y entender. Son como humanos, pero todo se centró en el cerebro y dejaron los músculos de lado. Vi desde Jessica Jones a The Defenders, Luke y más y no pude entender cuáles eran los poderes reales, porque la mitad de la serie consistía en gente hablando y contándose problemas personales como alcohólicos, hasta que de pronto, como financiados por Asia, empezaban a convertir el living en una expo de Artes Marciales.

De pronto el arte de Luke era que abrazaba a un compañero para que las balas no lo lastimaran y a él le rebotaran. Otra decía haber nacido dos veces y Iron Fist alardeaba del poder de su puño cerrado convertido en una lámpara de sal con luz adentro (?).

De un día para el otro aparecieron 10 series de muertos que vuelven a la vida y lo hacen en el mismo barrio y ciudad, o bien una niña (Stranger Things) que tiene el poder de comerse una puerta, pero no de limpiarse la nariz cuando le sangra.

Nosotros no queremos más gente común. Para eso ya estamos los 6 billones de zombies que buscamos quién nos salve o a quién seguir.

¡Queremos héroes de verdad! Que no verbalicen su poder. Jessica Jones: “Nadie sabe que tengo fuerza. No cuentan con que la tengo”. Ok. No lo digas. Mostrala.

Y cuando lo hace, ¿qué hace? ¡Levanta un coche con una mano!

¡Por Dios, eso ya lo vimos en un video de YouTube, hecho por un niño de 8 años!

Es triste ver cómo los poderes se humanizaron y ahora pasamos de una hormiga atómica (¡literal!) a un tipo cuyo poder es transferir cuentas en segundos de un continente a otro. ¿O qué me dicen del que puede leer libros y datos en segundos y memorizarlos, pero su cuerpo no da ni para saltar una verja?

Indiana Jones no era nadie, pero logró correr más rápido que una piedra gigante que lo perseguía desde atrás. ¡OK! ¡Es algo!

O La Mole, que era un cuerpo resquebrajado por falta de hidratación, y siempre quebraba el asfalto de una trompada.

Estamos a muy poco tiempo de la igualdad de los poderes en el mundo. Muy pronto tanto ellos como nosotros podremos armar bicicletas en segundos, comer de todo y digerirlo al instante, o ser agentes inmobiliarios que no pueden ser detectados por la AFIP.

¿Dónde quedaron los que tenían los ojos rojos? ¡Los que podían volar, sin ir más lejos! O el Hombre Araña, que lo dejaba todo por una chica con el coeficiente de un perro… ¡Los que vivían en el Polo Norte en su casa propia hecha de hielo! ¡Los que paralizaban lo que fuera, los que tenían un coche distinto a un Audi A40 2020! ¡Los que podían replicar a tu pariente!

No quiero superhéroes que beban café de Starbucks ni que caminen por Nueva York como vos o yo. ¡No quiero verlos mal vestidos ni tampoco como japonesas con ojos occidentales! Ni gente que medita como monjes, con el poder de hervir el arroz en 12 minutos.

Un mundo sin héroes es un mundo perdido en su propia falta de poder y en la creencia de que cualquiera que pegue el grito más fuerte, será nuestro dueño.

¿No me creen?

Sólo hay que leer los diarios. Ni siquiera. Soy superhéroe. Puedo leer entre líneas y les cuento los títulos. Jajajajajaja.

te puede interesar

Para comentar, activá tu cuenta desde el mail que enviamos a tu casilla de correo.

Registro Propiedad Intelectual: 5344702. Propietario Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. © 1996-2017 Clarín.com – Clarín Digital – Todos los derechos reservados.

*