Floyd Mayweather vs Conor McGregor: las claves del combate del siglo

3

Poco antes del primer retiro de Floyd Mayweather, Conor McGregor hacía su aparición dentro de un ring de forma amateur. Allí, por el 2008, mientras el estadounidense ya se había consagrado como campeón en cinco categorías diferentes, el irlandés conseguía su primera victoria por nocaut técnico.

Ambos candidatos cuentan con físicos similares, el boxeador ronda los 68 kilos y 1,73 metros de altura, mientras que el luchador de artes marciales mixtas se sitúa en 69 kg y 1,75 metros. Una pelea con varios puntos claves que terminan uniendo a dos de las figuras más importantes del deporte de contacto. Se verán las caras el próximo 26 de agosto, en Las Vegas. 

EL INICIO DE UNO Y OTRO

No tuvo opción. Hijo de Floyd Mayweather Sr., y sobrino del ex boxeador campeón del mundo Roger “Black Mamba” Mayweather, su legado fue ser el mejor púgil del último siglo, algo que supo demostrar con sus 49 victorias y ninguna derrota. A los 21 años ya tenía un récord de 17-0

Del otro lado, un pequeño aficionado al fútbol que debió aprender a defenderse producto del bullyng constante de sus compañeros de colegio. Curiosamente, el primer sitio al que acudió fue al Crumling Boxing Club, influenciado por su padre y por la figura de Muhammad Alí, donde aprendió a “pegar como una maza”, según detalló su ex entrenador Phil Sutcliffe.

A los 17 años y después de haber sido campeón de Irlanda junior, “colgó los guantes” por la mudanza de su familia. Fue en ese momento donde Tom Egan, el primer referente irlandés en el UFC, le enseñó a dar sus primeros pasos dentro del MMA.

DEBUTS Y ESTILOS

El 11 de octubre de 1996, Floyd Mayweather debutaba como profesional con un nocaut técnico en dos asaltos sobre Roberto Apodaca. Diecisiete años más tarde, McGregor vencía de la misma forma a Marcus Brimage en su primera pelea profesional. Así comenzaron sus caminos al estrellato.

Se forjaron dos estilos diferentes a lo largo de sus carreras, el estadounidense hizo hincapié en sus desplazamientos constantes y su capacidad para controlar el ritmo del combate, mientras que el irlandés apostó a su brutalidad con las patadas, pero sobre todo con los puños.

ENFRENTAMIENTOS MÁS RESONANTES

El “Pretty Boy” tuvo varias peleas destacadas a lo largo de sus 49 enfrentamientos. Sin contar su debut, uno de los que marcó un antes y un después en su carrera fue la victoria ante Arturo Gatti, la número 34. El 25 de junio del 2005 ganó el título mundial de la WBC en superligero y dejó de ser un peleador “del montón”, para comenzar a preocupar a sus oponentes en la previa de cada combate.

Las peleas ante Óscar De La Hoya y Ricky Hatton en la segunda mitad del 2007, también fueron trascendentales. Mientras que en la primera consiguió el Título Mundial WBC, la segunda fue la última antes de su primer retiro. Miguel Cotto, Manny Pacquiao y André Berto también tienen un espacio importante entre los 49 triunfos del púgil.

En la carrera del irlandés, con muchas peleas menos, se pueden destacar cuatro de gran trascendencia: Las dos ante Nate Díaz, en la que perdió en marzo del 2016 y se reivindicó en agosto del mismo año. La victoria ante José Aldo, la cual le permitió unificar el campeonato de Peso Pluma de UFC. Finalmente, su último combate ante Eddie Álvarez, en donde consiguió el Campeonato de Peso Ligero.

MOTIVOS POR LOS QUE DECIDIERON ENFRENTARSE

No habrá ningún título en juego, sólo las ansias de “Money” de llegar al 50-0 y ser el más ganador de la historia superando a Rocky Marciano. En el otro rincón “The Notorius” buscará convertirse en el luchador más completo de todos los tiempos.

Un duelo que se inclina para el lado del estadounidense, por luchar en su terreno y con sus reglas, las cuales, de llegar a completarse los 12 asaltos, harán el combate más largo en la vida del irlandés, quien acostumbra a luchar a cinco rounds de cinco minutos y no a 12 de tres.

Los millones de dólares también fueron clave en sus trayectorias. A medida que cosechaban títulos y victorias las bolsas de dinero engordaban cada vez más, y ellos, que alcanzaron lo más alto de sus deportes, elegían pelear contra quien más rédito económico les deje.

EL PRESENTE DE CADA UNO

Uno se retiró del boxeo en 2015, por segunda vez después de hacerlo en 2007, tras vencer a Andre Berto por Decisión Unánime, haber conseguido cinco cinturones y considerar que no tenía un rival a su altura.

El otro quiso apostar a más después de hacerse con dos títulos en simultaneo en la UFC, algo único en la historia. Esta vez no sólo es la plata lo que esta en juego, sino el honor de ambos.

PROVOCACIONES EN LAS REDES SOCIALES

“El mejor subtitulo gana 10 mil dólares. El ganador será anunciado el lunes, 19 de diciembre”, fue una de las primeras burlas de Floyd Mayweather en su Instagram, haciendo referencia a la derrota de Conor McGregor ante Nate Díaz.

Desde aquel 15 de diciembre del 2016, explotó la guerra mediática. La estrella de la UFC también disparó contra el ex púgil con imágenes y frases en sus redes sociales. “Voy a romperle la cara”, aseguraba en una de sus publicaciones.

Durante el 2016 el irlandés confirmó su deseo de pelear y en diciembre de ese año sorprendió a todos al sacar la licencia de boxeo de la Comisión Atlética del Estado de California. Un movimiento decisivo, con el que le demostró al oriundo de Míchigan que, no sólo se trataba de alardear por redes sociales, sino que realmente quería una batalla contra él.

Los 300 millones sobre la mesa fueron más que tentadores para un boxeador de 40 años que despilfarró el dinero ganado a base de victorias. La sed de superarse y pasar a la historia, además de los USD 100 millones que le corresponderán, también convencieron al luchador de 28 para encerrarse, esta vez en un cuadrilátero, con el mayor representante del deporte de las últimas dos décadas.