7000 personas visitaron la Feria de Editores Independientes

4

Los vecinos de Santos Dumont al 4000, una tranquila calle que linda con el rumor incesante del movimiento que llega desde Corrientes y Jorge Newbery, deben haberse preguntado qué era lo que pasaba este fin de semana, cuando durante horas hubo largas colas —por momentos, de más de dos cuadras— para entrar al centro cultural Santos 4040.

La Feria de Editores Independientes se consolida año a año y gana en público y relevancia. Esta vez, en apenas tres días, congregó a unas 7000 personas que curiosearon entre las mesas de más de 140 editoriales independientes, llegadas desde distintas partes del país y también de Chile, Ecuador, Venezuela, Uruguay, Perú y Brasil. Sellos consolidados como Adriana Hidalgo, Interzona, Blatt & Ríos y Mardulce convivieron con proyectos editoriales en pleno crecimiento —Fiordo, Aquilina, Notanpuän— y otros de corte artesanal, como Funesiana.

Entre los expositores había “editoriales que tienen una tirada muy corta y son difíciles de conseguir”, decía Víctor Malumian, uno de los organizadores, que además está al frente de Ediciones Godot, “y también otras con un catálogo muy vasto, pero que no está completo en todas las librerías”. La Feria se propone, entonces, como un vehículo para dar a conocer el intenso trabajo de estos sellos antes que plantearse como un camino alternativo al circuito habitual. “Tenemos muy en claro que sin las librerías no podemos subsistir”, seguía Malumian. “Nos interesa que dos o tres días al año nos vengan a visitar, conozcan a fondo nuestros catálogos y después vayan a pedirlos a las librerías de confianza”. Con todo, algunos sellos vendieron un promedio diario mucho más alto que en la Feria del Libro.

Hubo también un programa apuntado al público general —en el que se destacó la entrevista pública a Luis Gusmán—, pero también uno específico para editores con un salón de derechos donde participaron del Instituto Goethe, del Libro Francés, del Fondo Nacional de las Artes, etc. “El próximo paso”, cerraba Malumian, “es convertir a la Feria en un espacio de discusión entre editores para poder tener una edición más profesional y más seria”.

>>> Descubrí Grandes Libros, la red social de lectores más grande de América Latina.

LEER MÁS: 

Mucho más que catálogos: las editoriales independientes y su papel en la industria